¿Qué conocemos?

Hay muchas frases y conocimientos que la filosofía ha soltada al mundo durante todos los siglos que lleva pensando éste; sin embargo, ha hecho falta mucho marketing y otras artes para que muchas de estas enseñanzas pasen a la realidad y tengan calado en la vida práctica de las personas. Sin duda, el Coaching ha hecho mucho por dar a conocer el arte socrático de la Mayéutica, por ejemplo. No obstante, creo que es importante reconocer de dónde vienen estas nuevas sabidurías. ¿Os suena la frase “el mapa no es el territorio”? Normalmente es una frase citada como la base de la Programación Neurolingüística (PNL) y se refiere a que “como organismos, nosotros no operamos directamente sobre el mundo; más bien operamos a partir de interpretaciones codificadas del entorno, tal como se recibe y experimenta a través de nuestros sistemas representacionales sensoriales. A la representación del mundo, de la realidad, que cada persona en particular hace le llamamos mapa. La PNL es la ciencia del cambio de estos mapas, no de la realidad misma” (Carrión López, S.A. (2008), Curso de Practitionaer en PNL. La nueva técnica para el cambio y el éxito, Ediciones Obelisco:  Barcelona, p. 27). Aunque, en realidad, este concepto fue acuñado por el científico y filósofo Alfred Korzybski en torno a los años 30 del siglo veinte dentro de su teoría de la semántica general.

Pero, más aún, ¿cuántos siglos se han ocupado los filósofos del tema de la realidad, indagando sobre si eramos capaces de conocer o no la realidad, sobre las formas en las que conocemos esa realidad, sobre lo que nos llega a los sentidos y al entendimiento? En el siglos XVIII, Inmanuel Kant ofrecía un sistema filosófico que, en mi opinión, tiene mucho que ver con esta idea. Opinad vosotros mismos:

Hay una observación que no necesita, para ser hecha, ninguna reflexión sutil y puede admitirse que el entendimiento más ordinario puede hacerla, si bien a su manera, por medio de una oscura distinción del Juicio, al que llama sentimiento. Es ésta: que todas las representaciones que nos vienen sin nuestro albedrío (como las de los sentidos) nos dan a conocer los objetos no de otro modo que como nos afectan, permaneciendo para nosotros desconocido lo que ellos sean en sí mismos, y que, por tanto, en lo que a tal especie de representaciones se refiere, aún con la más esforzada atención y claridad que pueda añadir el entendimiento, sólo podemos llegar a conocer los fenómenos , pero nunca las cosas en sí mismas . Tan pronto ha sido hecha esta distinción […], derivase de suyo que tras los fenómenos hay que admitir otra cosa que no es fenómeno, a saber: las cosas en sí, aun cuando, puesto que nunca pueden sernos conocidas en sí, sino siempre sólo como nos afectan, nos conformamos con no poder acercarnos nunca a ellas y no saber nunca lo que son en sí. Esto tiene que proporcionar una, aunque grosera, distinción entre el mundo sensible y el mundo inteligible , pudiendo ser el primero muy distinto, según la diferencia de la sensibilidad de los varios espectadores, mientras que el segundo, que le sirve de fundamento, permanece siempre idéntico.” (Kant, I, (1785 (2004), Fundamentación de la Metafísica de las Costumbres, Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, accesible desde http://cervantesvirtual.com., p. 63). 

Desgranando un poco el texto y la filosofía kantiana tenemos:

  • que la realidad no se puede conocer: no se puede acceder al conocimiento de las cosas en sí mismas;
  • que lo que llega a nuestros sentidos y, por tanto, conocemos, son las representaciones de esa realidad, es decir, los fenómenos;
  • que el ser humano tiene unas estructuras (estructura sensorial) que le permiten tener esas representaciones o, dicho de otro modo, conocer esos fenómenos;
  • y que cada ser humano tiene sus propias representaciones, diferentes a las de los demás. 

Por tanto, simplificando un poco el pensamiento de Kant, podemos decir que los fenómenos no son las cosas en sí mismas o que el mapa no es el territorio. Esta reflexión nos puede ayudar a continuar en la línea del último post, que nos invitaba, gracias al estoico Epicteto, a centrarnos en las cosas que dependen de nosotros y no en las que no dependen de nosotros. Os sugiero que dediquéis unos minutos a reflexionar sobre estas cuestiones:

¿Nos intentamos hacer cargo de la realidad o de nuestro mapa?

¿Asumimos que todos tienen el mismo mapa o perciben los mismos fenómenos que nosotros?

¿Conocemos nuestro mapa y tratamos de entender el de los demás?

¿Tratamos de “ganar batallas” con los demás basándonos en que hay una realidad objetiva?

¿Qué es la verdad o la realidad?

¿Qué nos afecta? ¿Las cosas en sí mismas o nuestro modo de percibirlas?

¡Practica!

Comments
One Response to “¿Qué conocemos?”
  1. Genaro dice:

    Hola encantado:

    Soy Genaro Fragueiro, me presento para hacerte llegar un proyecto en el que estamos inmeros, en primer lugar darte la página http://www.economiareal.com

    En segundo lugar y más importante animarte a participar en uno de los que va a ser el mayor lugar de PNL de la red, para ello necesito que gente como tu participeis y vayais mandando material.

    Te propongo intercambio de links y poder estar en contacto para colaborar, espero que te animes y ponernos en contacto en muy poco tiempo.

    Genaro Fragueiro
    http://www.economiareal.com
    http://www.rankia.com/blog/pnla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: