¿Qué depende de ti?

Empieza otro año, otro ciclo, y con él, todos estamos ávidos de nuevos remedios, de nuevos trucos, de nuevos propósitos y de nuevas ilusiones. La predisposición de estos días a hacer balance y a decidirnos a iniciar proyectos, ideas o actitudes que nos rondan la mente desde hace tiempo me sirve para proponeros un punto de arranque. Este punto de arranque nos lo va a ofrecer Epicteto, un filósofo estoico, frecuentemente traído a colación en el Asesoramiento Filosófico por la sencillez de sus escritos, la vigencia de sus ideas y las numerosas enseñanzas prácticas que nos ha dejado. Os animo a reflexionar sobre este pasaje, que es, además, uno de los más famosos, y que recoge la esencia de su pensamiento. Más abajo os propongo una práctica filosófica para que podáis extraer alguna aplicación para vuestras vidas:

Hay ciertas cosas que dependen de nosotros y otras que no. Dependen de nosotros la opinión, las inclinaciones, el deseo, la aversión y, en definitiva, todo lo que son nuestros propios actos. No dependen de nosotros el cuerpo, las riquezas, la reputación, los cargos y, en definitiva, todo lo que no son nuestros propios actos. Las cosas que dependen de nosotros son por naturaleza libres, no están sujetas a restricciones ni impedimentos; pero las coas que no dependen de nosotros son débiles, serviles, están sujetas a restricciones impuestas por la voluntad de otros. Recuerda, pues, que si crees libres las cosas que por naturaleza son serviles, y que es tuyo lo que depende de otros, encontrarás impedimentos, te lamentarás, te sentirás turbado, censurarás tanto a los dioses como a los hombres; pero si sólo consideras tuyo lo que es tuyo, y de los otros lo que es de los otros, tal como realmente es, nadie te exigirá nada ni te pondrá obstáculos; y tú nunca censurarás a nadie, ni acusarás a nadie, ni harás nada contra tu voluntad; nadie te perjudicará, no tendrás enemigos, no sufrirás ningún daño.

Si aspiras a tan altos objetivos, recuerda que no debes regatear esfuerzos para alcanzarlos; además deberás renunciar por completo a algunas cosas y posponer otras para más adelante. Pero si anhelas también tener al tiempo cargos y riquezas, quizá no los consigas si realmente aspiras a aquellos otros grandes objetivos; y, ciertamente, no conseguirás lo único que puede asegurarte felicidad y libertad. Ejercítate entonces en seguir el camino recto, diciendo a toda tosca apariencia: “Eres sólo una apariencia y de ningún modo lo que pareces ser”. Examínala según los criterios que posees, y, sobre todo, según este primero y principal: si tiene relación con las cosas que dependen de uno mismo o con las que no dependen de uno mismo; y si forma parte de estas últimas, estate presto a decir que no te concierne”. (Epicteto (2007), Enquiridión, José J. De Olañeta Editor, Palma de Mallorca, p. 25-26. Negrita mía)

 

Práctica Filosófica:

Lee el texto y reflexiona sobre él. Ahora hazte estas preguntas:

– ¿Qué depende de ti en tu vida?

– ¿Qué depende de otros en tu vida?

Ejemplos:

No depende de mí que consiga un ascenso en el trabajo

Sí depende de mí mi actitud hacia mi jefe, el trato que le doy y cómo le hablo, lo que le digo, eso sí depende de mí.

– ¿Te has preocupado o te preocupas por algo que depende de otros?

– ¿Te has sentido mal o te sientes mal por no poder solucionar algo que depende de otros?

Piensa, al menos, dos cuestiones que te preocupen y por las que te sientas mal que dependan de otros. Luego, escríbelas en un papel y, a continuación, escribe: “Estas cosas no dependen de mí, entiendo y siento que estas cosas no dependen de mí y, por tanto, no se me exige nada por ellas, ni representan un obstáculo para mí, ni haré nada por ellas en contra de mi voluntad, ni acusaré a nadie ni me censuraré por ellas, y, por tanto, no sufriré ningún daño por ellas”

Ahora piensa, al menos, dos cuestiones que dependan de ti y que te gustaría cambiar o potenciar. Escríbelas en un papel y, a continuación, escribe: “Estas cosas dependen de mí, entiendo y siento que estas cosas dependen de mí, y, por tanto, soy libre de hacer lo que quiera con ellas, de desarrollar la actitud y la acción que me parezca adecuada y que me haga sentir feliz. Así, como estas cosas dependen de mí, voy a hacer, cambiar, potenciar… (aquí puedes poner acciones concretas que te gustaría realizar)”.

 ¡Practica!

 

Comments
4 Responses to “¿Qué depende de ti?”
  1. Qué buen post, y qué buena práctica.
    Gracias por compartirla.

    • enlapractica dice:

      Gracias, Óliver. El texto lo conocéis muchos, pero me encanta, hay que leerlo cada cierto tiempo para que no se nos olvide su mensaje…
      Te escribo pronto para comentarte aquello que hablamos de vídeos y demás.

      ¡Feliz Año!

  2. Lola dice:

    Feliz año!!! Y bienvenida!!
    Ya tenía ganas de leer-te y practicar!

    Si estás ya en Madrid, nos vemos para ese café cuando quieras.

    Un beso
    Lola

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: