Escolarcelación

Escolarcelación: Dícese de la acción y efecto de encarcelar niños con
el objetivo de hacerles diestros en todas las displinas intelectuales
que les sirvan para encontrar un trabajo productivo.

colegio

Sé que suena muy duro, pero precisamente se trata de llamar un poco la atención.

Un gurú indio, al que hay leer con sumo cuidado, dijo lo siguiente: “Un día, en el colegio, un pájaro se pone a cantar fuera y el niño, naturalmente, presta oídos al pájaro, no al profesor de matemáticas que está ante la pizarra con un absurdo marcador. Pero el profesor es más poderoso, políticamente más poderoso que el pájaro. Desde luego, el pájaro no tiene ningún poder, pero sí tiene belleza. El pájaro atrae al niño sin necesidad de machacarle: ‘¡Presta atención! ¡Concéntrate en lo que digo!’. No… De una forma sencilla, espontánea, natural, la consciencia del niño empieza a fluir por la ventana, hacia el pájaro. Allí está su corazón, pero tiene que mirar la pizarra. No hay nada que mirar, pero tiene que fingir que lo hace” Osho, (2007), Alegría. La felicidad que surge del interior , Barcelona, Planeta DeAgostini, p. 81.

Si nos paramos a pensar un instante, nos damos cuenta, como Osho, que la escuela es una especie de cárcel. Priva de libertad a los niños en múltiples aspectos: no pueden atender y aprender del medio que les rodea porque están confinados en un recinto, no pueden tampoco moverse por ese edificio explorando las curiosidades de la arquitectura o relacionarse libremente con otras edades, no pueden moverse libremente por su clase ni gesticular ni hablar ni expresarse como sienten. Por supuesto que la educación es necesaria y los niños deben aprender, entre otras cosas básicas, a respetar a los demás, pero no se les pone en situación de enseñarles cómo respetar al otro usando su libertad. El que argumente que se les proporcionan conocimientos para precisamente hacer un uso real de esa libertad, no recae en que los conocimientos que el niño recibe son muy limitados y pertenecen fundamentalmente a la esfera intelectual. No tienen libertad para expresarse y, por tanto, no se da la ocasión de enseñarles las habilidades de la expresión, la gestión de sus emociones, la conexión con su cuerpo y la naturaleza, las habilidades para relacionarse con los demás, etc.

Aprender es una de nuestras capacidades más maravillosas, pero creando esos lugares que parecen destinados a producir abogados, arquitectos, maestros, etc., sólo conseguimos que los niños odien aprender y lo vean como lo contrario a sus deseos. Educar para ser personas debería ser no sólo lo primero sino lo único que realizaran las escuelas.

No es fácil, y la comparación con una cárcel es demoledora, lo admito. Pero parece que hay que hablar así para que nos replanteemos nuestro sistema.

Otro día hablaremos de alternativas, de lo que a algunos nos gusta tanto: ACTUAR.

Comments
11 Responses to “Escolarcelación”
  1. Osho Maestro dice:

    Hola, María:

    Muchas gracias por tu blog.

    Recibe un afectuoso abrazo,

    Gonzalo
    http://osho-maestro.blogspot.com/

  2. Ana M. Reyes dice:

    Gracias, M. Ángeles, por escribir exactamente lo que me martiriza y me impide disfrutar de mi profesión (soy maestra de primaria). Me sentía tan sola con estos pensamientos que empezaba a pensar que se me estaba “yendo la olla”. Gracias a ello he conocido a Mertxe… y ahora tu blog.
    No te imaginas el bàlsamo que me ha supuesto leer tu escrito.
    Estoy impaciente por conocer tus ideas sobre cómo actuar sin “morir” en el intento.

    • María Ángeles dice:

      Hola Ana M.,
      me alegra encontrar gente como tú, gente que cuestiona el sistema educativo que tenemos y no le da miedo la crítica. Ni siquiera te has asustado con la comparación…

      Pronto escribiré sobre las alternativas y formas de actuar. Se puede hacer mucho más.

      Gracias por interesarte. Un saludo.

  3. nicholas dice:

    No termino de estar de acuerdo contigo respecto a la mala educación dentro de los colegios. Creo que el sistema educativo, ya no el nuestro sino al que haces referencia, el de la esfera intelectual, es una parte básica del aprendizaje y creo que el único posible dentro de este marco socio-cultural, si bien es cierto que para nada niego lo emocional, ambas son igual de importantes. Pero solo la intelectual se debiera impartir en una escuela. Con esto no digo que piense en el aprendizaje intelectual como fin último, así como tampoco creo en el aprendizaje emocional como fin en si mismo. Son medios, herramientas para otra cosa, que varía dependiendo del uso que cada cual haga de ellas.
    Los valores que posee cada individuo no vienen enseñados, no creo que tan siquiera seamos capaces de saber como ciertas ideas y presupuestos llegaron allí, pero el caso es que allí están, cómodamente instalados, hasta que un buen día miras a tu padre, a tu madre, o a tus amigos íntimos, y te das cuenta de que la fuente de donde sacaste esos valores la has tenido siempre al lado. No por que te los fijaran a fuego en la frente cuando eras un crío escribiéndolo una y mil veces, sino por que asimilaste su conducta diaria haciéndola tuya propia.
    Es cierto que una vez que creces pones en tela de juicio esos valores adquiridos, adaptándolos a tu situación, carácter, etc. Pero cuando eres un niño solo eres una esponja que absorbe de todos sitios, también de ahí vienen muchas futuras incoherencias. Pienso que un maestro extralimita sus funciones si pretende enseñar ese aspecto emocional, más que nada porque es más dado a ideas subjetivas. Correctas o incorrectas no es importante en este momento, sino que puede que no enseñen al niño propiamente dicho, sino que lo adoctrinen.
    De lo que hablo es que el aprendizaje real no es algo que se pueda simular, no es algo que se pueda manipular para hacerlo mas aceptable o mejor o llevarlo por este camino u otro. La verdadera enseñanza no se enseña con palabras, se transmite a través de la acción diaria.
    Un maestro por muy bien preparado y dispuesto que este no es sino un guijarro comparado con el tiempo que el niño transcurre cerca de su familia, y más con los tiempos que corren donde las clases se han reducido a 50 min para no saturar al niño de información.
    Cada sitio tiene su función, y también sus limitaciones. Y los 50 min al día de “X” profesor no pueden rivalizar con el resto de información que recoge el niño a lo largo del día. Para eso deberíamos volver a los tiempos en que el alumnado pasaba 13 horas con su MAESTRO. Entonces esta figura también hacía las veces de padre porque el tiempo transcurrido a lo largo del día con los críos le permitía ejercer esa función.
    En resumen, me parece una buena idea, pero no creo que debiera enseñarse, mas bien creo que habría que sensibilizar a la gente de esa otra parte de la persona, que por desgracia no es que sea muy cotizable en la sociedad actual (tampoco creo que antes fuese muy popular)
    En último lugar, quisiera disculparme por el tono categórico que en ocasiones utilizo. Tengo convicciones fuertes y así las expreso… hasta que encuentro un motivo, o argumento que me obligue a replanteármelas.
    Me interesa este tema y estoy abierto a discutirlo a conocer la opinión de cualquiera de este blog y por supuesto la tuya.
    Muchas gracias por el aporte.

    • María Ángeles dice:

      Hola, gracias por brindarme la oportunidad de explicar mis ideas. La crítica siempre hace pensar y los temas que comentas son de sumo interés. Verás respuestas a tus críticas en el nuevo post.

      Un saludo

  4. Yoriento dice:

    Hola María Ángeles,

    por fin me paso por tu blog. Me ha encantado su presentación: “blog sobre la vida práctica”, que viene muy bien para este post, porque no sabemos si lo práctico a medio plazo será simular que se escucha al profe o dedicarse por entero a observar al pájaro.

    Un abrazo bloguero.

  5. Ama ya dice:

    Señorita Quesada… así que jugando con las palabras usted también (y con qué palabras!!) en vez de convertirse en una mujer de provecho y producto de y para esta sociedad…

    Precisamente hace unos días mantuve una conversación acerca del sistema educativo y el abismo que se abre entre la educación intelectual y la emocional (prácticamente inexistente, al menos en el ámbito escolar).
    Como bien sabe usted, ese tema me toca de cerca y me preocupa profundamente. Hija, sobrina y hermana de profesores y educadores… me ha tocado vivir en mis carnes los problemas, las dudas y las incoherencias del sistema educativo (en la escuela y en casa!)

    Existen ya desde hace muchos años algunos métodos alternativos (véase las escuelas de Montesori, Summerhill, etc), pero sin entrar en detalles acerca de sus valores y métodos, lo cierto es que sólo están al alcance de una minoría de la población (entre otras cuestiones por motivos económicos o geográficos).

    Las escuelas reproducen una y otra vez los valores establecidos, el sistema se retroalimenta, es un círculo vicioso…

    Hmmm! qué tema tan complicado! estoy deseando leer tus propuestas al respecto. ¿Cómo podemos llegar al cambio cuando los propios padres, las editoriales, los profesores, los horarios, los baremos con los que se evalúa a los niños en lo que es lo bueno y lo malo, lo correcto y lo incorrecto están tan constreñidos?

    ¡Pensemos y entremos en acción!

  6. Reblogueó esto en Un juego de niñosy comentado:
    Bonito juego de palabras. Habrá que pararse a pensar en lo que comenta la autora del blog.
    Lamentablemente… el camino que sigue el sistema educativo cada vez está más cerca de formar máquinas económicamente productivas, y no de formar personas…

Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] Sobre el más allá de la formación: la educación, son interesantes las entradas de Andrés, Los principios sobre el futuro del aprendizaje; y de María Ángeles, Escolarcelación. […]

  2. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Escolarcelación: Dícese de la acción y efecto de encarcelar niños con el objetivo de hacerles diestros en todas las displinas intelectuales que les sirvan para encontrar un trabajo productivo. Sé que suena muy duro, pero prec…..



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: