Teoría y práctica

Día a día, no deja de sorprenderme una de las más inquietantes paradojas del ser humano: la distancia entre la teoría y la práctica. Es un tema que los filósofos han tratado desde el comienzo de los tiempos: cuestionándose qué conocimiento tenía más valor, el teórico o el práctico; reflexionando acerca de las diferencias entre teorizar sobre algo y practicarlo… En la vida real, este es el clásico problema de la coherencia. El ser humano nos sorprende con demasiada frecuencia argumentando, defendiendo y pensando cosas que nunca practica, ejemplifica o realiza. ¿No conocéis a ese profesor que organiza cursos de igualdad de género mientras usa su poder para relacionarse con sus alumnas? ¿Y esa persona que predica la convivencia y la colaboración y siempre deja la fregaza de la cocina a su compañero de piso? ¿Y aquel que habla de escuchar al otro y es conocido por sus monólogos sin fin?

Es cierto que la coherencia no es nada fácil, y que todos somos incoherentes permanentemente. Sin embargo, están los que lo intentan y los que no. En la práctica, no podemos decir que sepamos mucho…

Comments
3 Responses to “Teoría y práctica”
  1. Ama ya dice:

    Gran comienzo. Buen texto. Buenas ideas y mejores acciones!

    Hemos sido educados en el mundo del desarrollo intelectual, de la teoría sobre la vida y sobre una “realidad única y verdadera”.

    Nos resulta mucho más fácil relacionarnos en la esfera de las ideas, teorizamos con las nuestras propias y con las que “robamos” de otros teóricos.

    Me río al pensar ahora en aquel anuncio que marcó una época: “somos jóvenes pero sobradamente preparados”. Y me pregunto ¿preparados para qué? ¿Para vivir? o ¿para sobrevivir como hormiguitas productivas que realizan con ahínco su tarea sin mirar alrededor?

    Crecimos en gran parte de las ocasiones en la esfera de lo racional, separando ésta del ámbito de las emociones como si el ser humano no fuera un todo…

    Y en la vida diaria y en la práctica, la teoría es demasiado pobre para poder actuar coherentemente. La vida es reflexión y sobre todo, ACCIÓN!

    Para poder actuar con COHERENCIA, debe haber un equilibrio entre nuestro desarrollo intelectual y el emocional. Debemos buscar un equilibrio entre nosotros como individuos y el mundo que nos rodea y con el que nos relacionamos, muchas veces como si fuéramos un pulpo en un garaje.

    Si existe la educación para el intelecto, también es posible una dirigida al crecimiento emocional práctico del individuo y en consecuencia, una educación para la coherencia, una educación que concibe al ser humano como un todo.

    Gracias por tus ideas y sobre todo, por tus acciones!

    Practiquemos!

    • María Ángeles dice:

      Gracias por tus comentarios, me encantan tus frases.
      Mi último post critica duramente nuestro sistema educativo y su obsesión con las disciplinas intelectuales. Tengo intención de profundizar en el tema en alguna otra entrada. De acuerdo con todo lo que dices.
      Y sí, sigamos actuando. Mejor ser pulpos en garajes que abejas en panales…

Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] 22, 2010 por enlapractica Hace ya más de un año que inauguraba el blog con la entrada Teoría y Práctica, donde exponía su idea rectora, esa idea transversal a todos los temas y a todas las demás ideas […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: